Estudio de Arquitectura Arocas & González
Noviembre de 2010 – Madrid
SUPERFICIE CONSTRUIDA:  120,00 m2  + 113,00 m2 de jardín.

Esta lúcida y minimalista intervención en un pequeño local, permite llevar al extremo la demostración de que, en la mayoría de las situaciones, una sección bien resuelta, de forma clara y contundente, es suficiente para calificar y categorizar un espacio arquitectónico.

El local, antigua oficina y almacén, se acondicionó como oficina para estudio de arquitectura.

Se desplazaron los tabiques del núcleo central hacia la zona de acceso a la nave, agrandando los baños y haciendo un pequeño office.

El color negro define éste núcleo central que divide en dos zonas la nave, una de ellas se acondicionó como sala de trabajo y la otra como sala de reuniones, utilizando el color blanco como protagonista de las mismas.

Los huecos de ventana que se abren en la fachada principal se hicieron entre pilares y vigas, sin tocar la estructura y aprovechando al máximo la altura del local, lo que permite la total iluminación diurna del mismo.

La claridad general del ambiente a través de los colores elegidos, sirven para transmitir una reflexión de la luz matizada, sin reflejos directos y absorción de luz, lo que supone una atmósfera muy agradable por la ausencia de sombras arrojadas.

En resumen, éste proyecto consiste en ofrecer una imagen con un fuerte impacto visual, para llamar la atención sobre el tratamiento de los espacios. El acierto final es unir a éste impacto la consecución de un entorno de trabajo extraordinariamente agradable y confortable, flexible y multifuncional y sin ninguna concesión a lo superfluo.