Casa Rural San Martín de Elines
Junio de 2003 – Valderredible
SUPERFICIE CONSTRUIDA:  619 m2

En el municipio de San Martín de Elines, a doscientos metros de la colegiata de San Martín y con vistas a la misma, se pretende reformar una Casona. Según el Decreto 31/1997, de 23 de abril, por el que se regulan los alojamientos y actividades turísticas en el medio rural de Cantabria, observamos que los Palacios y Casonas Cántabras “deberán cumplir como mínimo los requisitos previstos para los hoteles de tres estrellas y su decoración y amueblamiento guardarán consonancia en cuanto a calidad y confort con la tipología constructiva noble del inmueble”.

Para ello, se dispone de dos inmuebles y terrenos. Uno de ellos  corresponde a la vivienda que se reforma para obtener la Casona Cántabra. El otro, se derriba. En el solar ocupado por este inmueble se edifica un espacio anexo de aproximadamente 60 m2 para dotar al establecimiento de los servicios necesarios para obtener la calificación de hotel de tres estrellas. Además, se pretende potenciar la visión de la colegiata desde el acceso, puesto que esta vivienda impedía la visión de la misma y el edificio nuevo no ocupa la totalidad del solar y se adecua a la trama urbana precisamente para permitir una perspectiva de la colegiata de la que antes se carecía.

La Casona, cuenta con una superficie de 185 m2 construidos por planta. Se desarrolla en dos plantas más bajo cubierta. En planta de acceso se distribuyen las zonas de uso común de clientes (recepción, salón con barra, comedor y servicios), un área de información sobre el románico e iglesias rupestres de la zona, con biblioteca, fotografías y rutas alternativas, área de venta de productos naturales de la zona vinculada al área de información y dos  apartamentos, uno de ellos de minusválidos ; y en el edificio anexo se sitúa la zona de trabajo de empleados (cocinas, lavado y plancha, vestuarios y servicios de empleados) y las comunicaciones verticales. Se construye un porche acristalado de aproximadamente 40 m2 en el que ubicamos el comedor, con vistas a la Colegiata, de tal modo que el área de bar, salones y comedor queda vinculada a las cocinas.

En plantas primera y bajo-cubierta se ubican los apartamentos de los clientes.  Son tres por planta, todos ellos con cocina y baño completo, cada apartamento está dotado de un carácter propio con el fin de conseguir una estancia agradable, personal y exclusiva a cada uno de los clientes, las extraordinarias vistas, en unos casos directamente hacia la Colegiata y en otros hacia el privilegiado paraje del valle, contribuyen a ello de forma definitiva.